¿Sabes lo que es el branded content o contenido patrocinado?

Te va a ser útil.


Si necesitas dar a conocer tus productos o servicios, la publicidad ya ha pasado a peor vida. Ahora lo inteligente es contratar contenido patrocinado en medios que le den visibilidad a tu marca o bien difundir esos contenidos ya redactados en forma de artículo interesante y útil para el lector para poder viralizarlos.

Las notas de prensa tienen otro tarjet, pero a los lectores hay que presentárselo de otra manera, y la única de que se interesen por tu contenido es facilitándoles reportajes de valor, donde sientan que están aprendiendo algo o recibiendo un servicio o una información que les hace la elección de producto más cómoda.

Antaño le llamábamos publirreportaje en las redacciones, pero los que llevamos décadas dedicándonos al periodismo, sabemos que lo único que funciona, porque los lectores no son tontos, es la información. Y, dentro de esa información, si destaca tu marca en reputación y en calidad por encima de otras, tendrás un link ganado... y muchas oportunidades de venta.

Con el contenido patrocinado mandas tú en lo que quieres que se difunda, pero es fundamental tener un asesoramiento especializado para acertar con el mensaje y en enfoque, pues desde dentro de tu empresa se verá desde una perspectiva diferente a la que tenemos quienes trabajamos dentro de los medios y vemos las estadísticas de lo que funciona a nivel de audiencia.

Desde Amalgama Escritores, como redactores de contenido con muchos años de experiencia a nuestras espaldas, como puedes comprobar en nuestros currículos, sabemos cómo elaborar esos textos para que sean lo más atractivos posibles según el público al que te quieras dirigir.

Pero además, trabajamos codo a codo con la agencia La Tilde Comunicación by Yolanda Gil para que lo que te redactemos llegue a los sitios justos donde tiene que llegar, ya sea a través de las redes sociales o de los medios de comunicación convencionales o digitales.

Lo que necesites que te escribamos, te lo perfeccionamos. Déjalo en nuestras manos.